Cuando un hombre cuyo matrimonio funcionaba bastante mal acudió a él en busca de consejo, el Maestro le dijo: «Tienes que aprender a escuchar a tu mujer».
El hombre se tomó a pecho este consejo y regresó al cabo de un mes para decirle al Maestro que había aprendido a escuchar cada una de las palabras que decía su mujer.
Y el Maestro, sonriendo, le dijo: «Ahora vuelve a casa y escucha cada una de las palabras que ella no dice».

Anthony de Mello

 

Anterior ArticuloSiguiente Artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *