20151016104230b87da2b8f397efedHay situaciones en la vida que parecen ser un callejón sin salida. El sentimiento que predomina, después de tiempo de lucha, suele ser el de la desesperanza. Cuando a este sentimiento se le añade la sensación de soledad e incomprensión por parte de nuestro entorno, la experiencia entonces es terrible. Conocer la vivencia de personas que están pasando o han pasado por situaciones similares a la nuestra nos permite vislumbrar que ni estamos solos, ni somos los únicos y nos abre una puerta a la esperanza de salir del pozo en el que un día nos metimos sin darnos cuenta.

A continuación podrás leer testimonios de personas que han sufrido o están sufriendo la relación con un/a perverso narcisista, una persona que manipula sin escrúpulos para salirse con la suya, mengua la autoestima de su víctima desestabilizándola con mentiras y menosprecios inicialmente sutiles que acaban convirtiéndose en maltrato psicológico o acoso moral. En el ámbito de pareja, familiar y de amistad lo hace después de haber mostrado su mejor cara, de haber seducido a su futura víctima. En el ámbito laboral puede darse sin motivo aparente, aunque el motivo oculto sea envidia, una baja autoestima y una ambición sin límites.

Expongo estos testimonios con agradecimiento a las personas que han compartido su experiencia y con el deseo de que el conocimiento y la consciencia ayuden a las víctimas a protegerse y poner fin a estas dinámicas perversas.

28/05/2016 12:55:47
Al principio era dialogante, aunque siempre habían mentiras que negaba y se enfadaba si le pedía explicaciones. Aparecía y desaparecía cuando él quería y cuando realmente me necesitó porque no tenía donde ir se enganchó a mi y a mi vida. Me ha dejado endeudada, arruinada y sobre todo con un sentimiento de culpa por no haber dicho ‘no» cuando debía hacerlo, por haberle consentido sus mentiras mirando a otro lado, por esperar que se cumpliesen algunas de sus promesas, por haber soportado sus silencios que me hacían sentir tan mal, por hacerme sentir culpable, por temer aún hoy hablar con él porque me hace dudar de si realmente la relación es como yo la percibo. Me siento sobre todo culpable por dejar que tomase el mando de mi vida y dejarme llevar, por perder mi autoestima y mis valores. Avergonzada por no darme cuenta de lo que pasaba, por no haber sabido pararle los pies a tiempo. Sobre todo estoy en conflicto conmigo misma por no haber sabido ser la persona que era cuando le conocí, independiente, sociable, tenía mi trabajo, mis amigos, mis hijas, mi tiempo, era positiva, perdí poco a poco todo esto y ahora estoy intentando recuperarlo, espero conseguirlo, y también espero poder perdonarme algún día. Y también espero que llegue un día que pueda recordarle sin rencor, que pueda perdonarle y que me deje seguir. Espero que llegue ese día que no vuelva a ponerse en contacto conmigo y sentirme totalmente libre, de momento hay distancia física, por suerte ha tenido que irse a trabajar a otro país, me estoy preparando mentalmente para acabar definitivamente con cualquier contacto. Estoy en ello y no pararé hasta conseguirlo. No puedo explicar ni expresar con más claridad como me he sentido ni como me siento.

01/06/2016 20:01:32
Considero que no hay que callar hay que hablar y frenar las situaciones antes de que lleguen a más. En mi caso es un problema de acoso laboral por parte de una compañera. Su comportamiento fue de la noche a la mañana dejándome de hablar sin motivo aparente, y no mirarme a la cara!! Pero lo peor es que me ocultaba información súper importante para el buen funcionamiento de la oficina. En reiteradas ocasiones le pregunté qué le pasaba conmigo, si tenía algún problema que lo podíamos hablar pero ella me lo negaba siempre … Empecé con ataques de ansiedad y somatizando enfermedades… Con visitas reiteradas al medico y urgencias. Un día tuve una subida de tensión tremenda el resultado fue un ingreso de 7 días por una altísima subida de una proteína que se llama troponina… Tenía riesgo de infarto!! Aunque todo era producido por el estrés. Tomé la decisión de ir al Psicólogo… Ya que no era ni yo estaba triste con una lágrima fácil sin ganas de hacer nada, ni hacer deporte ni verme con mis amigos… ni comprarme caprichos que es mi pasión… Sé que hay que poner de parte de uno mismo y tener ganas para luchar con gente tan tóxica…. Quiero dejar claro que no tengo nada personal con ella, que lo he intentado todo, he hablado con mis superiores y en cierta manera es como que ocultaban la situación, pero esto es mucho más serio de lo que ápice y está en juego mi salud por encima de todo. Así que ya llevo 6 meses de tratamiento he vuelto hacer deporte he recuperado mi sonrisa y mi carcajada y he tenido el valor de decir BASTA YA!! Hablando con dirección y cogiendo la baja.. Animo a todo el mundo a que pida ayuda a profesionales que para eso están. Muchas gracias por darme la oportunidad de poder compartirlo y un orgullo si puedo ayudar a alguien con mi vivencia.. Un abrazo

31/05/2016 16:17:23
He pasado por muchas situaciones que, ahora que ya he salido del bucle, me pregunto cómo fui capaz de tolerar. Desde dejarme tirada en un hotel en medio de la nada (en una montaña) sin nada que comer ni con posibilidad de pedir un taxi para marcharme, a dejar de hablarme y de mirarme durante dos semanas y eso que convivíamos en la misma casa. Cuando estos seres entran en esos bucles de destrucción total, da igual lo que puedas decir o hacer. Nada les calma y nada les saca de su pozo. Es como si necesitaran un tiempo para recuperar su fuerza. Un tiempo en el que te apartan, te humillan, te ignoran, te insultan…te odian….y desde ese dolor que tu sientes, ellos se recuperan y vuelven a brotar.

01/06/2016 19:27:27
Intimidarme con el gesto y la mirada, acusarme de haber destruido documentos y de hacerle daño por envidia. Utiliza a personas fuertes de parapeto y finge ser muy débil cuando le interesa. Humilla públicamente sólo cuando tiene el público adecuado, consentidores. Nunca tiene suficiente, parece que su única solución es destruir. Sólo he empezado a estar tranquila al verbalizarlo y sentirme apoyada por personas que lo han visto y vivido. Lo he puesto en conocimiento del entorno laboral y me siento mejor. Ahora me defiendo con pruebas y no me callo, cosa que hacía por educación. Tampoco me callo ante las agresiones de su círculo y respondo a la injusticia dejándoles en evidencia. Esto ha hecho que dejen de hacerlo. Procuro no estar a solas y que cualquier contacto laboral sea con testigos. Si me siento mal o veo que va a provocar alguna situación difícil, evito el conflicto. Ante las provocaciones, procuro que no me afecten y tomármelas con sentido del humor. Esta actitud les irrita ya que lo que quieren es que pierda los nervios y me enfade, que responda a sus provocaciones. Desde que no lo hago parecen desconcertados. Hay que rebelarse y contarlo para poder defenderse.
Sugiero que haya más información en los medios de comunicación para que no se confunda con problemas entre compañeros, es decir, como en el acoso escolar pensar que son solo cosas de niños. Es muy duro y nunca se sabe cuáles pueden llegar a ser las consecuencias y el daño producido. Me considero una persona con recursos y con personalidad y este problema ha llegado a anularme y crearme una inseguridad tremenda. Quizá debería haber campañas de salud laboral para detectar estos problemas y atajarlos. Si yo hubiese puesto remedio antes, no habría llegado a esto. Piensas que la culpa es tuya y que has hecho algo que tienes que pagar. Gracias a una compañera que debió de darse cuenta y consiguió que me informara sobre el tema. Al leer sobre ello, vi que no era mi problema y que no era culpable sino víctima.

02/06/2016 00:16:45
Cuando estamos con una persona que delante de nosotros trata mal a otras, en unos meses o tal vez menos aplicará el mismo tratamiento con nosotros. Nunca crean en eso de «es mi forma de amar». No existe eso: se ama o no.
Cuando se corta un vínculo de esta naturaleza los primeros tiempos son difíciles, hay que perseverar en mantenerlo.

03/06/2016 12:39:04
Creo que si se hablase más y hubiese más información sobre estos trastornos de personalidad se ayudaría a víctimas y victimarios a detectar este problema y poderlo afrontar con más tranquilidad de los protagonistas y de su entorno que, a menudo, no entiende nada o tiene una versión manipulada de las situaciones que se producen. ¡Muchas gracias!

04/06/2016 07:21:12
Mi novio comenzó siendo todo un encanto me sedujo su forma de tratarme como si fuera especial jamás me habían tratado así un hombre. El primer detonante que llevó a las peleas en nuestra relación fue haberle descubierto que se escribía con otras mujeres. Él lo negaba o simplemente argumentaba que, por su trabajo, se aburría y debía pasar el tiempo o que las conocía de antes. Me alejó de mis amigos varones o amigas que para él no eran las adecuadas para mi. Debía responder sus mensajes a tiempo y si las llamadas se cortaban o no podía oírle me acusaba de que yo lo hacía a propósito. Me reprochaba lo que hacía o no hacía, en la casa nada le venía bien por lo que yo no entendía que era lo debía hacerse para no hacerlo enojar. Cuando lo echaba, él me pedía perdón y me hacía entender que no tenía a nadie quien lo cuidara. En las peleas que tuvimos en dos ocasiones sentí miedo. En la primera la amenaza fue de golpearme y en la segunda fue de muerte. Es un terrible sentimiento de angustia de indefensión de pensar que has hecho algo malo que no has sabido amar. Los que no saben amar son estas personas enfermas que sólo buscan humillarte y destrozarte en mil pedazos. No son empáticos salvo cuando necesitan algo de vos. Jamás creí vivir esa situación. No es fácil.

05/06/2016 14:39:44
El Narcisista Perverso busca tus debilidades. Tus miedos y tus faltas. Te destruye poco a poco emocionalmente, al principio con sutilezas y luego con violencia cuando te impones y le demuestras que no aceptas lo que te está brindando. En mi caso, me hizo jugar el juego de los celos todo el tiempo, descalificaciones y humillaciones, imponiendo además violencia y sumisión.  La realidad, es que se vive una tensión constante, te hacen dudar hasta de tu propio criterio. Y te desvalorizan tanto! que uno termina sumiéndose en una gran depresión!!!!.
Creo que las personas que vivimos con un Narcista Perverso debemos contar con la información necesaria para comprender qué es lo que nos pasa. Y cuando acudimos a Terapia con depresión y angustia, donde relatamos las cosas que vivimos en lo cotidiano, el Terapéuta debe decirte y hablarte de éstas personalidades patológicas. Más allá de la tarea de refuerzo de Autoestima. Es importante saber, que son estructuras ya formadas de personalidad y que una, por más esfuerzo y amor que pongamos, no los vamos a cambiar. En la aceptación y el saber, empieza la posibilidad de una cura. O de una decisión de alejarte para evitar que el daño sea más profundo aún!!! Gracias por permitir compartir las experiencias!

05/06/2016 14:45:36
En mi relación sentía constante ansiedad que iba en aumento. Trataba de negociar y razonar con una persona de una rigidez absoluta y era imposible. Era un vínculo estéril y tóxico desde el primer momento. Este tipo de personas suelen avisar de como son, «soy un poco cabrón», «acabé muy mal con esta pareja..» Abre los ojos, contigo será igual. Te hacen sentir única hasta que les sirves. Cuando dejas de serle útil porque no le das lo que necesita (necesidad de dominio absoluto y de no tener ninguna obligación en el caso de mi ex pareja) te desecha como una colilla. De un día a otro sin más y a pesar de que el día anterior te decían lo especial que era lo vuestro. Mientras les des lo que quieren te darán una de cal y otra de arena, no estarás nunca tranquila, ni feliz, no sentirás paz por mucho que des. Son insaciables y encima si sobresales en algo con respecto a ellos te machacan por envidia. Si se sienten con el orgullo herido tratarán de vengarse y quedar por encima. Hay que estar atento porque esto ya se puede ver venir cuando te das cuenta de que no pueden perder ninguna discusión y tienen una tolerancia nula a la crítica. Puede que sean personas heridas y no monstruos pero el resultado para ti será dolor si no cortas el vínculo del todo. No los puedes ayudar.

05/06/2016 17:17:37
La experiencia ha sido altamente traumática, la manipulación de mi narcisista fue evolutiva hasta el punto en el que absorbió todo mi ser, las mentiras y su poca importancia al demostrar arrepentimiento eran una constante, hasta el último momento trató de manipular las cosas a su conveniencia, son plenamente conscientes de sus acciones no tienen ningún reparo en actuar y luego echarte la culpa de su error, no hay diálogo con ellos, pueden pasar de un modo de guerra al de paraíso en cuestión de minutos, teníamos peleas constantes y si yo aceptaba la culpa de lo que sucedía todo era borrado y enardecía el amor pero si no, la tortura podía durar días, cada vez que hablábamos se quedaba callada esperando que yo dijera todo para responder con dos o tres cosas insípidas que cambiaban todo y hacían que yo me sintiera culpable. Son infieles, muy cínicos y sobre todo altamente materialistas, por más amor y respeto que les profeses no es relevante si quizás no cumples sus caprichos sexuales o económicos. Si los que leen esto están apenas empezando a salir con alguien de estas características corran porque nunca cambian y por supuesto ustedes quedarán destrozados emocionalmente
La sugerencia, es que se dé más difusión a este tipo de problemas psicológicos, pues en la mayoría de los casos son los causantes de la destrucción de vidas, familias y sociedades, no se le presta mayor atención a esto pero si quizás se estudiara el número de suicidios, consumo de drogas y daños psicológicos severos en familias el 80 o 90% debe estar relacionado con un padre, madre o pareja narcisista. Son los demonios escondidos en nuestra sociedad. Un buen plan podría ser incluir cátedra en los colegios y universidades.

05/06/2016 19:30:37
Padecía problemas de autoestima, el amor y respeto por mi mismo, no ser tan servicial, y sobre los depredadores emocionales, psicópatas integrados y perversos narcisistas que buscan personas con baja estima, y problemas económicos y de relaciones sociales, para aprovecharse de ellas, triangularlos, para poder someterlos y manipularlos, imponiéndoles infundiéndoles sentimientos de culpa, vergüenza y miedo, aislándoles, humillándolas, gritarlas y darle afecto al mismo tiempo, chantaje emocional y mentiras, engaños. Son muy peligrosas recomiendo contacto cero y hacer terapia. Para recuperar el desequilibro emocional y la dignidad y el respeto por uno mismo. Ser felices y libres sin depender emocionalmente de nadie ni mendigar afecto o amor. Puede ser un amigo, pareja o un familiar el agresor. Gracias y saludos

08/06/2016 19:45:19
He sido una mujer académica, cálida y con buenas relaciones con mis compañeros de trabajo y alumnos. Soy hermosa, pero no lo creía, paciente y con frecuencia admiran mi inteligencia. Sin embargo, soy víctima de un esposo perverso narcisista que me enredó con su inteligencia y sueños de una familia amorosa y perfecta. Primero fue amable, estuvo allí siempre que lo necesité, poniéndose en el lugar de otras personas que eran mi apoyo, mi primer esposo en primer lugar, quien me descuidó a pesar de amarme profundamente y dejó espacios vacíos que fue llenando mi victimario. Mi familia, que por la distancia fue dejando vacíos, mis amigos a quienes fui alejando poco a poco hasta quedar casi sola con él y nuestros hijos.Cuando ya todo el panorama estaba perfecto, familia de cuatro miembros, felices y contentos comenzó a desplegar la amargura. Menospreció mis logros personales como madre, esposa y también los profesionales, afirmando eso sí, que me admiraba y que los demás no lo hacían de forma suficiente. Como teníamos perfiles profesionales parecidos, llegaba a trabajar conmigo en grupos en donde yo era bastante exitosa y luego de que él llegaba, se amargaba mi espacio laboral y perdía el trabajo. Eso mismo pasó con cada uno de mis amigos, él se acercaba a ellos, los invitaba a cenar y poco a poco los fue espantando uno a uno hasta que aprendí a vivir una vida paralela. Busqué un trabajo que él no admirara, renuncié a mi éxito laboral y me «bajé de perfil» pero aquí ya no me alcanzó. Tengo amistades nuevas pero las guardo en secreto para que no me los espante. Hace cuatro años estaba realmente mal, emocional y económicamente. Llevo estos años recuperándome económicamente de las deudas que contraje a nombre mío para solventar sus compras compulsivas. El exceso de responsabilidad fue mi punto débil y quedé atrapada por los bancos. Paralizada sin poder moverme y ahí llegó el punto de mayor maltrato psicológico. Asistí a terapia psicológica por recomendación de él, porque me adjudicaba grandes culpas en todo, pero le salió el tiro por la culata, porque en lugar de caer más bajo, la terapia me abrió los ojos y estoy en el camino de la liberación. Espero tener más fuerza para dar la estocada final y salir huyendo, pero evitarle el dolor de una separación a mis hijos me paraliza. Ahora me siento fuerte y capaz de soportarlo, pero veo que ahora se ensaña con mi hijo mayor. Sé que necesito ayuda adicional y bueno… espero recibirla pronto.

10/06/2016 04:28:35
Estar atentos a algunas señales, hay un patrón bastante definido. Primero son encantadores, y abren las puertas de su mundo a una velocidad que no es normal. Mucho más rápido que lo que uno se imaginaría. No dejan que las cosas se vayan dando por sí solas, más bien las van forzando. Son intransigentes, caprichosos en extremo y egoístas. Pueden ser casi tiranos de tan rígidos e inflexibles. Parten de la base que todo lo de ellos es de ellos y lo de uno también. No hay contemplación. No se saben poner en el lugar del otro, ni les interesa tampoco. Incluso hasta parecen disfrutar de hacer daño verbalmente. Son crueles. Rebajan, degradan, humillan. Transfieren la culpa. Ellos hacen algo malo, pero la culpa es de uno que lo llevó a eso. Si uno se resiste a ceder a sus demandas tiránicas, entonces empieza ese proceso mórbido de degradar, etc. Son egoístas, lo saben y no les importa. Vi por ejemplo, que tiene muy pocos amigos, aunque son sociables, conocen mucha gente sí, pero no hay red de contención. Tienen como mucho odio acumulado y cualquier cosa sirve para canalizarlo: política, deporte, etc. Siempre con virulencia. A veces oscilan entre tristeza y amargura, para luego volver a ser el dictador de siempre. También han dejado muchos vínculos importantes, destruidos (hermanos, familiares, hasta hijos). Cuidado con estas personas, esa es mi experiencia. Da la sensación como que no son capaces de querer. Y aunque digan que te quieren, algo dentro de uno sabe que hay algo que está mal. Ojalá con esto, pueda ayudar a alguien. Yo me considero afortunada, ya que fue poco el tiempo compartido.

© Xavier Oñate Pujol. Junio 2016

Testimonios de víctimas de Perversos narcisistas

Anterior ArticuloSiguiente Artículo

Esta publicación tiene 84 comentarios

84
  1. A ti narcisista

    Cuando te conocí , parecías actor de películas , tu carisma , tu encanto , «tu empatía » disfrazada , tu «desbordante» amor , tu imagen impecable , tu sonrisa forzada ! No sé que parte de esta hermosa historia fue real, eso me enloquece…..lo que no se puede negar es tu buena educación ,cabellorosidad e inteligencia

    Me estudiaste , no fue difícil calcularme , una mujer con una sensibilidad y por dar al 100 %, baja autoestima ,carencia paterna , introvertida , y sexualmente divertida ; manipulable a tu estilo de vida ; al principio parecía que entendías mi 25 años y cuando pase a los 30 años deje de ser interesante , porque ya no era fácil de domar……

    Ser víctima de una narcisista es perder piso , es como que la vida se vuelve aburrida , porque con tu «encanto» la hiciste parecer un encanto; no sé que es real y que fantasía , quizás nunca lo sepa….

    Las mentiras de una narcisista son un crimen para un empatico como yo, duele el cerebro por tratar de armar la verdadera historia , historia que nunca será contada , porque el narcisista jamas la narrará completa siempre habrán piezas que no encajan….

    Te escribo a ti narcisista , porque si tú tienes intentos de suicidio , yo soporto tu inestabilidad emocional y mi holocausto interno , sabes que es eso? , No lo creo porque no te importa, solo te importa evitar la soledad y te deja sin cuidado quien pague el precio…

    La víctima se siente débil, eres un vampiro y mi estaca contra ti es el «contacto cero», que si para ti es un martirio , para mí es lucha constante por encontrar 1% de tranquilidad…

    Pero como eres narcisista y no cerraras el círculo , aprovecharas que trabajamos en la misma empresa y te acercaras de lo más sumiso , conseguirás que te de el beso negro y tú me des el beso de Judas , para luego bajar el intereses y hacerme sentir vulnerable y miserable una vez mas…..

    Dicen que tengo que aplicar la piedra gris , aburrirte hasta que busques una relación rebote….y dicen que regresaras , que tortura

    Yo no sé qué es peor ser vampiro (narcisista ) o ser yo ….fuiste el ángel más bello y el monstruo más deseado, sé que no eres bueno para mí bienestar , y al ver tus dos caras de la moneda , aún te amo, eso es un castigo, mi castigo….

    Dicen que se necesita 7 intentos de contacto cero , estoy en 4

      1. Te entiendo muy bien,11 @ños llevo parece q tiene indicios q esta sobre otra posible víctima ,ya q yo estoy como un cacho d carne con ojos,solo eso muda y paralizada.Con ganas d morir,por q es fracaso constante q m martiliza,tras varios intentos d apartarme de él,y no conseguirlo y el cada vez mas fuerte.Le da igual verme enferma osola o llorando o triste es cruel me grita.No teengo a nadie no amigas etc dbaja laboral,y lo sabe.Fui a una sicologa pero no es suficientemente no h logrado salir del pozo,y lo peor es q no veo con fuerzas para nada,hoy m h animado a escribirte ten fuerzas aniño q vales mucho y mereces ser feliz y no sobrevir como yo castigo va castigo viene o m ignora o seva al padel por horas y se va a casa luego de sis padres y regresa al 8o 9dia,sin dar explicación y mis vecinas lo saben qm abandonan,y l gente t dixe:como aguantas? Es asi un dia y otro.En you tube h visto videos y al igual q aqui me siento con todoas todos super descrita como si relataran mi vida mi ser . Ojalá encontraramos más apoyo o grupos.

  2. Mi experiencia fue con una joven mujer maestra de la manipulación y bastante experimentada en destruir matrimonios y vidas. Es increíble ver hacia atrás y comprobar su capacidad para mentir, realmente estas personas están convencidas de que «su» realidad es «la» realidad. Me doy cuenta que en sus convicciones reside su trastorno. Al inicio se asomó a mi vida como una chica perfecta de cabello corto teñido de rosa, con un alto perfil académico, cultural y económico. Alguien que no pasa desapercibida. Me estudió de pies a cabeza y supo hacer suyos mis sueños, compatibilizándolos con los propios. Me convencí de que por fin había encontrado a mi «alma gemela», alguien que me entendía en todos los aspectos de mi existencia. Me sentí valorado, apreciado y querido como nunca.

    Una vez pasada la fase de bombardeo de amor, comenzó a demostrar otro rostro. Primero me dejó bastante claro que todas sus relaciones anteriores habían sido un desastre y que habían terminado mal, que ella había sido la víctima en todos los casos y que hasta había sido abusada en su infancia por un maestro de escuela a los 9 años (victimismo). Eso me generó sentimientos de protección hacia ella. Sin embargo, durante los primeros seis meses de relación me llegué a sentir bastante incómodo por la forma en la que me trataba, observaba que cualquier cosa que dijera o hiciera, era suficiente para provocar una reacción desproporcionada de ira o de indiferencia, que me conducía continuamente a consolarla, o bien, a retraerme. Entonces comencé a darme cuenta que estaba atravesando por una relación totalmente distinta a mis anteriores amores y pronto me encontré con una persona que prácticamente se había hecho adicta a mi atención, arrastrándome consigo a ese pozo de adicción.

    Mi vida giraba en torno a ella, ya no tenía amigos ni familia, pues ella controlaba todos mis movimientos y me entrenó muy bien para preferirla por sobre todas las cosas. Puesto que ambos somos académicos que vivimos en distintos países, la relación estuvo basada en contacto por internet, lo cual considero que me salvó de una devastación mayor. A los 7 meses de relación virtual, decidí dejarla porque me profirió el primer insulto por algo ciertamente insignificante. Entonces aproveché para salir de un círculo que ya sentía sumamente insano, pues durante todo el tiempo que pasé con ella me sentí incómodo, aunque desapegarme me resultaba muy complicado, por todos los sueños compartidos y las expectativas que me había formado de una vida con ella. Sin embargo, pasados unos días reenganchamos solo para que ella terminara marchándose en diciembre 2017, concretamente el día 24.

    Para mi desgracia, ella vino a mi país en febrero 2018 y me buscó en mi oficina para conversar. Me dijo que quería continuar la relación, a lo cual accedí, mudándome a su apartamento temporal entre febrero y marzo. Fue un tiempo muy bueno que disfruté al máximo. El sexo fue espectacular y muy variado, aunque con poco o ningún enganche emocional. Vivimos cosas muy buenas, aunque excesivas para mi gusto, ya que ella gustaba de asistir a strip clubs y siempre fue amante de buscar sensaciones extremas y vestir de manera exagerada, histriónica y altamente provocativa. Durante su estancia en mi país, ella me pidió matrimonio y comenzamos a planear nuestra boda. A pesar de muchas excentricidades que pude observar, yo me comprometí con ella. Durante nuestra breve convivencia saltaron varias banderas rojas que yo ignoré, como por ejemplo, moodswings extremos, arranques de ira desproporcionados, tratamientos silenciosos, retirarse para atender el teléfono, cubrir la previsualización de mensajes en el móvil, desapariciones suyas por más de 12 horas y ella apagando su teléfono, dramas y teatros, vestirse inapropiadamente y tiranía, pues en casa se hacía lo que ella decía y cuando así lo decidiera.

    En abril ella volvió a su lugar de estudio, la universidad de París, para terminar su tesis de doctorado en geografía. Yo le propuse visitarla en junio a lo cual ella se negó, argumentando que «podía quitarle tiempo y atención para continuar su tesis», lo cual me pareció bastante raro, pues ya estábamos comprometidos ¡y por petición suya! Continuamos nuestra relación por unos meses más con la idea de reencontrarnos en diciembre 2018 y casarnos en las islas maldivas, por supuesto, plan elaborado por ella. De mayo a septiembre nuestra relación se vio erosionada por continuos desacuerdos, todos provocados por sus cambios de humor, su inconformidad y su falta de respeto. Sus insultos y humillaciones fueron en aumento, provocando varias rupturas, tanto mías como de ella. En una de esas rupturas su ira llegó al extremo de amenazarme con destruirme en mi trabajo. Ahí comencé a ver lo peligrosa que puede ser una persona así y me dispuse a investigar sobre «moodswings» y ataques de ira, que hasta ese momento yo consideraba como puras rabietas infantiles.

    Fue un gran descubrimiento encontrar información sobre trastornos de personalidad cluster B. A medida que leía sobre el tema me quedaba sorprendido de que todas las descripciones sobre personalidad histriónica narcisista y psicopatía eran consistentes con su comportamiento. Incluso lo que tiene que ver con la «tríada oscura». Pero nuestra historia aún no llegaba a su final. En septiembre 2018 me convenció de comprar un boleto aéreo para venir a mi país por un mes a lo cual accedí. Sin embargo, pocas horas después de la compra, tuvimos un nuevo desacuerdo. Para ese momento yo ya era un zombie emocional que había aprendido a acceder a todos sus caprichos y demandas de atención. Por algo realmente insignificante me comenzó a agredir de nuevo, hasta que ya no pude más y decidí cancelar ese boleto y terminar para siempre con ella, pensando que sería lo mejor cerrar ese ciclo de destrucción. De forma respetuosa, le dije que cortaría toda comunicación con ella pues mi dignidad estaba destrozada por sus continuos insultos, provocando en ella una ira que jamás he visto en alguien. ¿Su reacción? Primero me insultó y humilló (lo habitual), luego, me comunicó que se vengaría de mí y acto seguido comenzó a escribirle a mis compañeros de trabajo para inventar mentiras y difamarme. Yo para ese momento ya había aprendido que los narcisistas se alimentan de reacciones positivas y negativas, entonces opté por no responder a sus ataques. Pasados los días me aplicó un (por enésima vez) un «hoovering» por mail, donde me aseguraba que vendría a mi país a confrontarme. Yo simplemente evadí su ataque, deseándole lo mejor y despidiéndome de nuevo, sin insultarla. De hecho, yo nunca la insulté ni humillé, pues en el fondo yo la amaba. Es imposible que alguien que ama, denigre.

    Pasados los días me escribieron un correo de Iberia comunicándome que el boleto que había pagado para que ella me visitara no podría ser reembolsado, pues ella no había autorizado dicho reembolso, lo cual me provocó una pérdida de 750 euros. Por supuesto que yo jamás le escribí para pedirle nada y asumí esa pérdida como el costo de salir de una relación abusiva, pues esa es mi única intención en este momento. Desconozco si ella pidió ese reembolso a su favor y ni siquiera indagaré. Hace poco escribió a mis compañeros de trabajo para contarles que ya había terminado su tesis, sabiendo que indirectamente me enteraría, lo cual me hace temer que esta persona seguirá rondando en mi vida. Yo no tengo planes de romper el contacto cero. Cancelé cuentas de correo, la bloqueé de otros servicios y cambié número telefónico. Además, di instrucciones en mi trabajo para que la secretaria no me pase llamadas de esa persona, pues en una ocasión anterior me llamó a mi oficina. Mi interés en este momento es trabajar para romper el vínculo traumático y resulta muy difícil abrir los ojos y comenzar a ver la relación en retrospectiva, donde todas sus mentiras se van desvaneciendo una a una, en tanto voy armando las piezas de este rompecabezas. Es muy duro haber aguantado tanto, haber dado tanto de mi ser sin reciprocidad y, al final del túnel, darme cuenta que todo fue una mentira. Que ella fue simplemente un bello personaje de ficción de cabello color unicornio.

    1. Hermosa historia! Admirable su valor para salir de ese hueco.

      Aplicaré las mismas técnicas de contacto cero.
      Gracias por compartirnos su experiencia!!

  3. A mi me tocó una » narcisista escondida» , inteligente , callada , de pocas palabras, aparentemente humilde, de gustos normales . Yo un hombre con defectos que la acepto pensando que teniamos los mismos intereses. Noviazgo de cinco años , nos casamos , todo bien , primer hijo , segundo seis años despues en todo el tiempo de crianza fui yo quien se hizo cargo de la alimentación y crianza , ella dio lo mínimo , ahorrando en todo sentido. Su lema : todo lo mio es mio y lo tuyo es para nosotros. Regalé flores cada aniversario, le expresé cuánto la amaba , quince años !!! un día me aburri de dialogar para ver cambios , nada , En quince años nunca me dijieron nada lindo , ningún cariño ni muestra de algún sentimiento. Este personaje se alimentó de mi forma de ser . Nos fuimos a juzgados ……la ley ampara a la mujer. ella fría y calculadora a hoy está muy ofendida , no le creo , no le seguí sus manipulaciones , le exigí y me doy cuenta que el amor es solo un negocio redondo , lucrativo para lograr TENER . vIVIR CON ELLA NO FUE ATERRADOR , pero vivir sin ella es hoy practicamente vivir con expectativas propias . La tranquilidad no tiene precio. Ella no soporta no tener el control por eso quiere lo que yo soy . Mis hijos son una herramienta de manipulación-

  4. Buenas, en mi caso la psicópata o sociópata narcisista soy yo; aunque no siempre he actuado como relataré a continuación en mis relaciones.
    La verdad es que cuando yo tenía 21 años me hice pareja de un hombre de 30 con este transtorno.
    Yo veía que él provocaba discusiones a posta para molestarme y hacerme daño. También llegó al maltrato físico y verbal. Me amenazaba y me alejó de mis cercanos. Me pedía perdón pero luego actuaba igual, parecía que le gustaba hacerme daño. La cosa acabó con una denuncia que yo le puse por maltrato.
    La cuestión es que años más tarde teniendo pareja de nuevo yo me doy cuenta de que actúo de igual forma que él, aunque sólo actuaba así cuando discutía con este nuevo chico por cosas que hacía que me herían emocionalmente. Lo «castigaba» por definirlo de alguna manera y claro que actué mal, pero considero que él se lo buscaba cuando yo procedía de ese modo. Para no hacer la historia muy larga…. hacia donde yo quiero llegar es que en marzo de este año conocí a un chico que me parecía un buen nene y la verdad se notaba. Mi primer pensamiento fue «a éste tengo que joderlo para que aprenda que no se puede ser así hoy en día». Y desde entonces básicamente me he dedicado a eso. Le hacía daño a posta porque además de que me parece más divertido hacer el mal que el bien también me excitaba sexualmente verlo mal. No me juzguéis; decidí actuar así porque detesto su personalidad. Débil, sensible, emocional, dependiente, mentiroso patológico, carente de cultura, etc y yo soy todo lo contrario. La verdad nunca me enamoré de él pues es imposible para mí enamorarme de una persona así. Sin embargó él sí tenía sentimientos por mí, sentimientos que nunca le permití expresar porque me avergüenza que alguien así se enamore de mí. La verdad que me produce mucho rechazo. Pero sólo actúo así con él porque no considero que sea digno de mi respeto. Mi intención era llevarlo al límite e incluso en ocasiones me he sentido en peligro pero la idea de que quiera hacerme daño me pone mucho. Yo siempre quise apartarlo de mí; al principio porque sabía que le iba a hacer daño y prefería que se alejara, pero se quedó y entonces le di lo que se merece. Nunca sentí remordimientos y claro que le pedía disculpas pero no era sincera, porque nunca cambié mi forma de actuar con él.
    Él fue poniéndose en guardia contra mí pues porque ya veía mis intenciones y la última vez que hablamos me dijo: «tú querías tratarme como a un perro». La verdad es que no, los perros merecen más respeto que él. La verdad ya no hablamos que era lo que yo quería, ya que ya me aburrí de utilizarlo y dañarlo ya no me parecía divertido. Yo siento que aún siente cosas por mí, no puede evitar quererme pero eso me hace despreciarlo aún más. ¿Cómo puede querer a alguien que lo trata así? 0 amor propio, y el amor hacia uno mismo siempre debería ir por delante. Por eso (entre otras cosas) le desprecio por poner por delante de de su dignidad a otra persona. Yo siempre me he amado muchísimo y nada ni nadie pasa por encima de mi amor propio, ni voy a traicionarme nunca por nadie. Y el que sean contrarios a eso es absolutamente detestable.

    No sé si el tener varias experirncias con psicopatas narcisistas me ha hecho cambiar de forma de ser o es algo que tenía muy dentro mí y con el paso de los años a aflorado a la superfície.

    1. Cualquier persona de valor, como no dudo es esta persona de la que hablas, es posible víctima de el abuso de libro al que le sometiste y que tu misma aprendiste. Ese desprecio es el que tienes por tí misma y sólo poner a una persona de mérito por debajo de tus propias limitaciones machacándolo te pone a tí muy por debajo, no de los perros, sino de la alimañas. El recobrará su luz y tú volverás a necesitarla de él o de otros. Nadie con amor propio hace esto a otras personas, sino que está describiendo su autoconcepto real y su inseguridad…que es, en todo caso, mucho menor y respectivamente mucho mayor que en sus víctimas. Te deseo la más absoluta de las indiferencias y la más profunda de las soledades. Este párrafo es en honor a la persona que fuiste y que ya nunca recuperarás, ya que estás completmente convencida de tu acierto. Me alegro profundamente de que tengas lo que te mereces y prueba de ello es venir aquí a regodearte de tu insignificancia como ser humano. No te juzgamos, vamos a por ti.
      Que todo te vaya mal y muy mala suerte.
      De nada.

      1. No podrías estar mas errado. Yo me amo y ne respeto mucho a mí misma, pero sí me parece llamativo que haya personas que maltratándolas (y no estoy hablando de mi caso) quieran permanecer al lado de la persona que que les hace daño. Esto demuestra mucha falta de amor propio y si una persona no se quiere a sí misma, no la voy a querer yo. Cabe aclarar que soy una persona de respeto selectivo. A mí me tienen que demostrar que son dignos de mi respeto, entonces me comporto bien con ellos, si considero que no lo merecen, despliego la artillería pesada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *